Resumen del teatro peruano 2018

LDLG. Desde el Premio Nacional de Cultura dado a un longevo grupo de Comas, pasando por el protagónico de la actriz Anaí Padilla en dos obras importantes de la cartelera limeña o la buena salud de las producción en otras ciudades del país. Es parte de lo que pasó en 2018 en las tablas peruanas.

El año se inició con la noticia de la partida del querido actor nacional Enrique Victoria, quien durante 70 años de trayectoria impregnó con su talento obras de cine, televisión, teatro y zarzuela.

En noviembre, uno de los tres ganadores del Premio Nacional de Cultura fue elCentro Cultural la Gran Marcha de los Muñecones, coorganizador, desde hace 17 años, de la Fiesta Internacional en Calles Abiertas (Fiteca), en La Balanza, Comas.

El año de Anaí

La actriz Anaí Padilla fue una de las más destacadas al participar en Negra, obra testimonial bajo la dirección de Gabriel de la Cruz y Malena Romero; también dio vida a un ícono de la música criolla en Lucha Reyes, sin decirte adiós, escrita por Eduardo Adrianzén, y fue parte del elenco de la miniserie El último bastión, de TV Perú. 

La gestora cultura Kitty Bejarano incluye en su lista de imprescindibles a La piedra oscura, del español Alberto Conejero, que llegó al circuito limeño en versión de Alberto Ísola; Música, del japonés Yukio Mishima y dirigida por Mateo Chiarella, y Vladimir, escrita y dirigida por Alfonso Santistevan y Alberto Ísola.

La versión libre del clásico francés Ubu Rey, en manos de Daniel Amaru y Rodrigo Chávez, del grupo Soma Teatro. César Chaman, editor del suplemento Variedades, destaca Anfitrión, de Molière, que los Soma Teatro trabajaron en temporada paralela a Ubu Rey.

Otros títulos son Aquí no hay lugar para unicornios, creación colectiva que dirigió Paco Caparó. Fue obra colectiva también Reconstrucción, nombre femenino, que dirigieron Paloma Carpio y Coralí Ormeño. Novecento. La leyenda del pianista en el océano, dirigida por Felien de Smedt; Tebas Land, dirigida por Gisela Cárdenas; La muchacha de los libros usados, escrita por Arístides Vargas y dirigida por Mariana Palau.

El director Diego La Hoz subraya Carnaval, con dramaturgia de Miguel Ángel Vallejo Sameshima y dirección de Mirella Quispe y Renzo García, y el clásico de Oswaldo Reynoso, Los inocentes, en una versión de Sammy Zamalloa. La Hoz también destaca Solo repetición, de Araceli Arreche; La sonrisa del niño araña (dirigida por Desly Angulo) y Paso peatonal (Pablo Luna).

Reposiciones y estrenos 

El periodista cultural Luis Miguel Santa Cruz menciona Un enemigo del pueblo (Jorge Sarmiento); Una historia de amor israelí (Gonzalo Tuesta); Calígula (Jorge Villanueva); Una versión clown de Romeo y Julieta, propuesta de Laura Silva; las reposiciones de Los perros (Rocío Tovar) y Astronautas (Jorge Castro); Casi Don Quijote (Paloma Reyes); Las chicas del 4to. C (Adrián Galarcep); Ifigenia (Jorge Chiarella) y Billy Elliot (Juan Carlos Fisher).

César Chaman agrega El discurso del rey, que se montó en el Centro Cultural Británico; y en el Centro Cultural de la PUCP, Una gata bajo el tejado caliente de zinc (Joana y Diego Lombardi). En el Icpna de Miraflores destacó Franquenstein jugando con fuego.

Universo niños

Por vez primera, el Coro Nacional de Niños presentó una ópera familiar, Pulgarcito (el elenco prepara para el 2019 la ópera La ciudad bajo el mar). Divertido el trabajo de Miguel Álvarez Aguirre en Sanseacabó y el último refugio; Vanessa Vizcarra dirigió y escribió la interesante La pequeña niña.

Noticias del “interior”

Respecto a la producción de obras en otras ciudades del país, figuran las dos propuestas sobre el poeta puneño Carlos Oquendo de Amat, Cinco metros de poesía, interpretado por Miguel Gutti, del Teatro Laboratorio del Cusco, y El elefante y la flor (o jugo de frutas en una máquina de escribir Underwood, de Elard Serruto, dirigido por Alexander Silva (Puno/Arequipa). Serruto también escribió De profundis texto. En Piura, Roller Ayosa trabajó el Trío de Katiuska Granda, mientras el ejercicio escénico ¡Infierno!, de Mauricio Rodríguez-Camargo (Arequipa), se basó en la Divina comedia, de Dante. “Son jóvenes pensando en el Perú, dialogando con sus historias. Es muy interesante”, dice el director Diego La Hoz. (JVV)

LO DICE LA GENTE / Fuente: Andina

Comentarios

Comentarios