ARTÍCULO: Cabo Blanco, una caleta con gente que la quiere, cuenta su historia y se maravilla (*)

Para llegar a la caleta y balneario Cabo Blanco, puedes hacerlo por la futura vía Costanera que lo unirá con El Ñuro y Los Órganos por el norte o por el sur procedente de Lobitos circundando el mar; o vía la ciudad de El Alto descendiendo los tablazos en una serpentina debidamente pavimentada y rodeada de pozos petrolíferos que se distribuyen en las estribaciones de estas elevaciones.

Su fisonomía es acogedora y la fila de sus viviendas nos muestra un lugar acogedor. Una ensenada cerca al muelle, es el lugar preferido para los bañistas y la playa entre roca y roca permite al caminante gozar de las maravillas y de los secretos del mar. Cuando la marea se aleja de la playa, desvisten los empedrados naturales que forman parte de su contexto y cuando ésta toca la ribera, cubren de agua entre azul y blanquecina las arenas de su orilla.

Si miramos otras playas y otras caletas de Piura existen muchas diferencias perceptibles; el desarrollo urbano ha dado una respuesta a las necesidades de la población y de los turistas. La calle única y principal se encuentra pavimentada y un malecón artístico rodea de principio a fin con perspectivas al horizonte. En su margen están las viviendas y entre ellas, algunos restaurantes que usan para la gastronomía las especies que prodiga el mar.

Fue inscrita como una maravilla de Piura y no dudamos que existían  merecimientos para que fuera elegida como tal; y como que así fue pues a fines de setiembre 2016 fue ungida Maravilla Turística de la Región Piura. Cabo Blanco, no solo tiene un mar prodigioso producto de las confluencias de las corrientes de Humboldt y la corriente del Niño, que crean un ecosistema que contribuye a la reproducción de especies marítimas diversas y que permiten la vivencia de decenas de pescadores que viven en la orilla del mar.

La pesca marina se unen con el tiempo con los añejos pescadores y se pierde en la memoria; y, en su puerto de vez en cuando es pescado una barracuda con su enorme tamaño; como parte del anecdotario se habla del merlín de más de 900 kilogramos que la gente lo asocia con la narrativa de “The Old Man and the Sea” (El viejo y el mar) y que permitió años después la presencia nunca olvidada de Ernest Hemingway.

Luego de ello, están como maravillas sus olas que con furia llegan cada cierto tiempo y revientan con poética maravilla en la playa, ante la artificiosa pericia de decenas de surfistas que llegan para recrearse en ella y practicar su deporte marítimo favorito. Entonces la playa se llena de carpas, de vehículos y de deportistas, que conocen tanto como los lugareños, el tiempo y el momento de las mejores olas.

En efecto, Cabo Blanco tiene una ola izquierda de calidad mundial porque posee uno de los tubos más perfectos que existen y que concitan la atención y el interés de deportistas nacionales e internacionales. Para los surfistas está muy presente el Panic Point que revienta en invierno y Cabo Blanco, nombre e inspiración de la caleta que también se asigna a la ola que revienta en verano.

En este acogedor lugar están el muelle, las rocas, el acantilado, las quebradas continentales, las aguas, las tortugas marinas, la riqueza hidrobiológica, su agua entre caliente y fría; está igualmente su gente, conocedora de las riquezas del mar y del pasado, que nacieron y pasearon por la playa y respiraron la frescura de la tarde y de las mañanas y que sus noches están marcadas por el sonar constante de las olas.

Recorriendo la calle del pueblo, encontramos a don Máximo Jacinto Fiestas añejo pescador y romántico de su Cabo Blanco, recuerda con cariño sus amplias faenas de pesca y también de anfitrión de los visitantes y en su vivienda guarda con gratos recuerdos el decorado de la película “El viejo y el mar”; cercana a su vivienda reside doña Josefina Tume de Chapilliquén, quien se aferra a su tierra y a sus encantos.

La caleta Cabo Blanco ha sido galardonada como una maravilla turística de la región Piura y muchos nacionales y extranjeros, le vienen dando su conformidad. Nosotros también.

(*) Andrés Vera Córdova. – El Regional de Piura

CABO BLANCO – CALENDARIO TURÍSTICO.

ENERO: BILLABONG – CABO BLANCO

La ola izquierda tubular perfecta, de 1 a 3 metros, aproximadamente. Da origen al campeonato más esperado (del año) por los tablistas expertos en olas tubulares; así como por la comunidad tablista en general. Sitúa a Cabo Blanco en los ojos del mundo.

FEBRERO: CARNAVALES

Evento en el cual se resalta el color y la tradición de este emblemático pueblo. Entre las actividades que se realizan se mencionan degustación de cebiche, chicha de jora, coronación de reinas, yunces de los bandos rojo y verde, quema de castillos de fuegos artificiales y bailes populares.

MARZO: ANIVERSARIO DE CALETA CABO BLANCO

Cada 30 de marzo se celebra el aniversario de la emblemática caleta de Cabo Blanco. Se desarrollan actividades como la serenata, concurso de murales, ferias artesanales.

JUNIO: FESTIVIDAD DE SANJ PEDRO Y SAN PABLO

Homenaje al santo patrono de la caleta. En esta celebración se realiza serenata, eventos religiosos, procesión, concurso de regatas de botes, balsas y zapatitos.

JUNIO: REGATA DEL SIGLO

Gran competencia de veleros de pesca artesanal, con la participación de embarcaciones veleras de El Ñuro, Cancas, Lobitos, Cabo Blanco y otras caletas. El evento tiene como finalidad impulsar y promover el uso del velero como patrimonio cultural inmaterial de la Nación, promover la oferta turística en el norte peruano, la epsca sostenible, la conservación de la biodiversidad y promover la gestión sostenible de los recursos de la zona.

AGOSTO: PESCA DE ALTURA

Evento turístico que revalora la historia de Cabo Blanco y que vislumbra la posibilidad de promocionar el patrimonio local como producto y actividad turística y pesquera.

LO DICE LA GENTE / A. Abad T. / Fuente: MDEA.

Comentarios

Comentarios