¿Quiénes son más proclives a desarrollar adicción a los videojuegos?

LDLG. Organización Mundial de la Salud acaba de clasificarla como un nuevo desorden de salud mental.

Características personales como el déficit de atención, una tendencia hacia la depresión o la ansiedad, así como el acceso indiscriminado a videojuegos desde edades tempranas son algunos factores considerados de riesgo para desarrollar una adicción a estos aparatos.

Publicidad

Así lo alertó la jefa de la Dirección de Adicciones del Instituto Nacional de Salud, Victoria Ángeles, quien ofreció detalles sobre la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades, (CIE), publicada el lunes, que ubica a la adicción de videojuegos como un nuevo desorden mental.

“Para hablar de adicciones, hay que entender primero que existen personas más vulnerables a desarrollarlas, como ocurre con aquellos que se resfrían más o son alérgicos”.

Ante la pregunta sobre ¿quiénes son más propensos a las adicciones de videojuegos?, la psiquiatra detalló que no hay “adicto puro” y por tanto su problema está asociado siempre a otros, que también deberán ser tratados.

“Es decir que puede tener además un trastorno depresivo, ansioso, un trastorno de personalidad. Hemos encontrado que en un 80 % a 90 % de adictos jóvenes hay presencia de déficit de atención, el famoso niño hiperactivo. Este rasgo biológico es un factor tremendo para que la persona entre al consumo de sustancias o desarrolle una conducta adictiva”.

Corren mayor riesgo quienes tienen una personalidad “evitante o ansiosa”, es decir con dificultades para conectarse con su grupo o el sexo opuesto, afirmó.

“Hemos visto que al no poder socializar o contactarse con otros grupos, al ponerse rojos, sudar mucho o palpitarles el corazón, piensan que es mejor ir al Internet donde van a encontrar mil amigos sin esfuerzo. No se enfrentan”.

Violencia y baja autoestima

A estos factores de riesgo se suman, en muchos casos, una baja autoestima, violencia familiar, la presencia de padres autoritarios o muy permisivos al acceso de drogas legales como el alcohol, el tabaco o los tragamonedas, para evadirse de la realidad.

La experta, quien estuvo invitada al programa Saludable Mente de Andina Canal On Line, comentó que los adictos a los videojuegos abandonan todo lo que antes les interesaba por entregarse completamente al juego, alrededor del cual gira su vida y todo su tiempo.

“La adolescencia es por lo general la edad cuando empiezan a tener problemas de conducta o de consumo de sustancias. Su tratamiento no es sencillo, no se trata de verlo un mes y ya está solucionado el problema. Debe pasar un proceso de cinco años para decir que está rehabilitado. Sin embargo, entre los 6 y 8 meses de terapia empieza la recuperación y reinserción de los adictos a la parte académica o laboral”.

Tratamientos efectivos

Cuanto antes se inicie el tratamiento, mucho mejor, para evitar que los menores, adultos jóvenes o adultos –hay mujeres que también desarrollan esta adicción desencadenen un síndrome de abstinencia, que los pone de malhumor, ansiosos y en algunos casos violentos.

Los gritos y golpes no funcionan. Debe entenderse que se trata de una enfermedad, no de un vicio. Tiene tratamiento y la persona puede salir de allí totalmente. Los tratamientos drásticos no dan resultados, a los humanitarios les va mejor, con la participación de diversos especialistas: médico psiquiatra, psicólogos y terapeuta físico para mejorar el manejo del estrés”.

La doctora Ángeles explica que las afecciones mentales están “consideradas como enfermedades crónicas”, como la diabetes o la hipertensión.

¿Se curan? No. Se controlan. Igual pasa con el proceso adictivo. Tengo pacientes con 10 y 12 años limpios”.

Uno de los principales efectos de incluir la adicción a los videojuegos a la lista de nuevos desórdenes mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la posibilidad de que su tratamiento sea cubierto por sistemas públicos de salud y por los seguros.

Se prevé que la CIE actualizada sea presentada a los estados miembros de la OMS en su Asamblea General de la Salud en mayo de 2019 y que su adopción quede para enero de 2022.

LO DICE LA GENTE / Andina

Comentarios

Comentarios