Cuando un gobierno censura a los medios se usa las redes sociales

LDLG. Esa es la forma en que miles de jóvenes nicaragüenses han empezado el movimiento social #SOSNicaragua. Esto, mientras el gobierno de Daniel Ortega censuraba medios independientes y reprimía violentamente protestas, tras haber propuesto una reforma de seguridad social que elevaba las cuotas de aporte y reducía las pensiones y jubilaciones. Todo en apenas siete días.

Al igual que la Primavera Árabe y el 19S en México, la población ha logrado organizarse e informar a través del único medio que no es controlado por el Estado: internet. Esta nueva plataforma para hacer política ha sido clave para que un país como Nicaragua el pueblo tomara las calles y exigiera justicia, después de 11 años bajo el gobierno de Daniel Ortega.

Redes sociales, la segunda trinchera

La población ha utilizado las redes de distintas formas. El canal principal es Twitter, ya que como asegura el periodista web Misael Centeno, esta red “es el canal de comunicación más eficaz a la hora de una protesta porque es una comunicación breve y sincrónica”.

Así mismo, se trata de una plataforma usada por periodistas e intelectuales; y que por ello, cuenta con mayor credibilidad. “Son micro influenciadores, usuarios cuyo reconocimiento no se los da la televisión ni la prensa sino grupos activos en redes sociales, algunos con 200 seguidores que son capaces de viralizar cualquier tema”, indica Centeno.

Por otro, Facebook se convirtió en el canal oficial de los medios independientes. En medio del caos, los periodistas utilizaron esta herramienta para mostrar las agresiones. Como dice el experto en tecnología Carlos R. Fonseca: “los Facebook Live, vídeos y fotografías tomados fueron las herramientas con las que [los periodistas] pudieron contar” lo que ocurría.

WhatsApp también ha sido crucial para la mayoría de los adultos, ya que de forma orgánica, permite que las personas compartan información. “Las personas están involucradas en diferentes grupos de Whatsapp: con los padres de los niños que asisten al colegio con sus hijos, con amigos de infancia, con compañeros de trabajo, etc. y en todos esos grupos comenzaron a compartirse muchos contenidos”, explica Fonseca.

TAMBIÉN PUEDE LEER: Estudiantes aprueban ir a diálogo con Daniel Ortega en Nicaragua

Nuevos retos periodísticos

Cuando la única fuente de información son los usuarios de redes sociales, se originan mayores retos para el trabajo periodístico. Uno de ellos es lograr verificar la información y a su vez, combatir las noticias falsas.

Rodrigo Serrano, cofundador del movimiento #YoSoy132 y #Verificado19S, opina que se vive una guerra informativa debido a las noticias falsas, que ya son parte de la estrategia de comunicación de gobiernos como el de México.

“La manera de combatirlo es, en primer lugar, la parte pedagógica, que implica, por ejemplo, enseñarle a tu tía que en el WhatsApp no comparta todo, si no que busque la fuente y que aprenda a distinguir si la página que está leyendo es un medio clonado o no”, aconseja Serrano.

En segundo lugar, destaca que es necesario un trabajo profesional, donde el periodista debe buscar y pedir declaraciones. Sin embargo, Serrano opina que este procedimiento “es muy reactivo, entonces en el tiempo en que te tardas en verificar, la noticia falsa ya se viralizó”.

En crisis como la de Nicaragua, también se presenta el reto de poder documentar lo que sucede y a la vez llevar el ritmo acelerado de las redes. Para lograrlo, Serrano sugiere crear una brigada de sistematización que documente todas las pruebas y testimonios. “Mañana eso puede ser clave para poner una demanda a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y si bien esos procesos tardan 10 años, a fin de cuentas tienen un resultado positivo”, reflexiona.

El siguiente paso para #SOSNicaragua

El movimiento ha surgido de forma horizontal, como la mayoría de colectivos que nacen y se construyen en las redes sociales. Sin embargo, algunos demandan una organización política que le haga frente al partido de gobierno.

“Basado en mi experiencia. Hay dos caminos: o poder tener una incidencia a nivel político dentro del sistema organizado, o seguir organizándose de forma horizontal a través de las redes. Ambas son un poco incompatibles entre sí”, reflexionó Serrano.

Por otra parte, Serrano recomienda fortalecer las conexiones creadas durante esta crisis, para que el movimiento prevalezca a largo plazo. “El fin del asunto es generar confianza y es crear esas redes. Y esas redes hoy van a funcionar de un modo específico, pero el objetivo es que puedan seguir articuladas para el futuro”, comenta.

Actualmente se está preparando una mesa de diálogo con distintos sectores de la sociedad nicaragüense, incluyendo a los estudiantes, que ahora formaron el movimiento de “Autoconvocados”. Nadie sabe a ciencia cierta lo que podrá suceder, pero el país ya no es el mismo.

La forma en que funcionan las redes sociales ha hecho que los jóvenes descubran una alternativa al sistema político tradicional. Ahora, el pueblo está organizado y no necesita de viejas estructuras para hacerlo.

LO DICE LA GENTE / Fuente: Ana Siu/ijnet.org/es-Crónica Viva

Comentarios

Comentarios