Crisis toca fondo en Perú

En la sede del Congreso de la República, la Junta de Portavoces se reúne para buscar una salida a la crisis política que vive el país.

LDLG. ‘No es por Vizcarra, es por mi país’, dice uno de los carteles que se repite en las numerosas y pocas veces vistas marchas de protesta que recorren casi todos los estratos sociales en rechazo al nuevo presidente de Perú, Manuel Merino.

La frase manifiesta el repudio hacia Merino y la coalición conservadora que logró el 9 de noviembre destituir al hasta ese día presidente, Martín Vizcarra, pese a que la voluntad ciudadana, expresada en encuestas, rechazaba con una mayoría contundente la vacancia del mandatario por acusaciones de presuntos hechos de corrupción de vieja data.

Publicidad

Las protestas, que tradicionalmente tienen como escenario el centro de la capital, se han extendido a casi la totalidad de los barrios de Lima, haciendo inviable a un Gobierno que hasta el pasado jueves carecía de reconocimiento internacional, salvo casos poco trascendentes como Paraguay.

La fragilidad de la nueva administración, encabezada por el presidente del impopular Congreso de la República, es evidente, ya que ni en su partido (Acción Popular) cuenta con apoyo unánime, por lo que en círculos políticos y periodísticos se habla de su retiro y se barajan fórmulas para concretarlo.

Merino instaló su gabinete, precedido por un veterano político conservador, Ántero Flores-Aráoz, cuyo pintoresco estilo lo hizo años atrás personaje de imitadores en programas cómicos de televisión y quien fue ministro de Defensa del último mandato del neoliberal Alan García (2006-2011).

Además, se suman a la camarilla figuras de extrema derecha, economistas neoliberales y elementos pro-empresariales. Todo lo anterior provocó la indignación de los peruanos, quienes consideran que pretenden utilizar el Congreso para establecer mano dura.

Sin embargo, diversos analistas estiman que la crisis política refleja otra de fondo, motivada por el agotamiento del modelo neoliberal, que demostró su fracaso por su ausencia de soluciones oportunas que evitaran muertes de peruanos por la Covid-19.

LO DICE LA GENTE