19.7 C
Talara
sábado, diciembre 10, 2022

Que tipo de crema humectante debemos usar según nuestra edad

Debes leer

La manzana frente a las probabilidades de padecer diabetes

La diabetes es “una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o el organismo no...

Ergonomía: ¿Qué es y como afecta nuestra salud?

Si trabajas en una oficina o desde casa, seguro que pasas muchas horas sentado y, aunque probablemente no seas...

Estudios revelan que la miopía afecta el sueño

Un estudio de la Universidad Flinders, en Australia, reveló que los pacientes con miopía poseen una peor calidad de...

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y tanto su estructura interna como su aspecto exterior cambian a medida que cumplimos años. Para lucir tu mejor cara a cualquier edad es fundamental ir adaptando la rutina de belleza y las fórmulas utilizadas a las necesidades específicas que el cutis tiene en cada etapa vital. Eso sí, da igual que tengas 20 o 50 años: el último paso del ritual de cuidados debe ser siempre la aplicación de un protector solar porque la radiación ultravioleta no distingue entre boomers y millennials.

A los 20
En las pieles jóvenes todo funciona como un reloj suizo, desde la renovación celular a la síntesis de colágeno y elastina. Por eso, la palabra clave es la prevención y el activo estrella, el ácido hialurónico. El problema principal a esta edad es el exceso de grasa provocado por unas hormonas que todavía están buscando su equilibrio y que suele derivar en la aparición de acné, granos, espinillas y brillos. Para evitarlo, elige una crema hidratante que, además de hidratar, contenga activos matificantes y purificadores que ayuden a controlar la producción de sebo. Coco Chanel decía que “la naturaleza te da la cara que tienes a los 20; la que tengas a los 50 depende de ti”. Traducción: cuanto antes empieces a cuidarte, mejor envejecerá tu piel.

A los 30
Lo que en la década anterior eran finas líneas de expresión se han convertido en arrugas, no demasiado marcadas ni profundas, pero arrugas al fin y al cabo. Además, el tono cutáneo comienza a apagarse y la piel ya no está tan firme ni elástica como solía. Es decir, en esta etapa vital nos enfrentamos a los primeros signos de la edad. La crema de tratamiento perfecta debe contener un buen puñado de antioxidantes, como las vitaminas C y E, la niacinamida, el resveratrol o la coenzima Q10. La razón es que estos activos neutralizan la acción de los radicales libres, que son los principales responsables del estrés oxidativo y del envejecimiento cutáneo.

A los 40
Es un momento crítico para la piel porque todos sus procesos naturales se ralentizan. La producción de ácido hialurónico, colágeno y elastina está bajo mínimos, la renovación cutánea tarda más de la cuenta, el pH natural se desequilibra y la función de barrera se debilita, dejando el cutis expuesto a las agresiones externas y acelerando la deshidratación. Además, los excesos cometidos durante la juventud pasan ahora su factura en forma de manchas e hiperpigmentaciones. En definitiva, a los 40 la piel necesita un poco de todo. De ahí que la crema hidratante recomendada deba incluir activos que hidraten, atenúen las manchas, combatan la pérdida de elasticidad y firmeza y minimicen las arrugas. Es la edad perfecta para incluir un sérum en tu rutina diaria.

A los 50 (y más allá)
Al llegar al medio siglo, el óvalo facial se desdibuja, las células muertas se acumulan por millones en la superficie cutánea, la piel se afina y su textura se vuelve áspera y rugosa, la luminosidad y la firmeza son solo un recuerdo del pasado, las arrugas adquieran la longitud y la profundidad del Nilo y las manchas lucen en todo su perverso esplendor. A los 50, la piel no engaña y refleja con meridiana claridad tanto nuestro estilo de vida como la implacable acción de la gravedad. Por eso, demanda una crema de tratamiento formulada con un potente cóctel de activos capaz de proporcionar un cuidado integral. Para potenciar los resultados, añade a tu rutina una crema de noche con la que acelerarás el proceso de renovación celular mientras duermes.

- Advertisement -
- Advertisement -

Más artículos relacionados

- Advertisement -