Jueves, Abril 25, 2024

La caída de las abejas: “No hay alternativas a la polinización”

Últimas Noticias

Los expertos alertan desde hace más de una década sobre el peligro para los polinizadores, un grupo fundamental para la conservación de la biodiversidad y en el que predominan las abejas. Sin los vuelos diarios de estos insectos, cada uno de los cuales puede polinizar unas 1.000 flores al día, la Tierra cambiaría radicalmente. La mayoría de las frutas y verduras desaparecerán, muchas flores y plantas dejarán de existir e incluso la economía se verá afectada. “El mundo se derrumbaría, no hay alternativas a la polinización”, dice a RTVE.es el veterinario, biólogo y apicultor Enrique Simó.

A pesar de su vital importancia, la situación de estos animales sigue siendo preocupante. Casi el 35% de los invertebrados polinizadores están en peligro de extinción, según las Naciones Unidas (ONU). La reducción que apunta el responsable de Agricultura de Greenpeace, Luís Ferreirim, es del 37% en el caso de las abejas en Europa.

Aunque la escasez de registros dificulta la recopilación de datos actualizados, una de las principales afirmaciones de expertos y ONG es que la magnitud del peligro es tal que algunos polinizadores ya están en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Por ejemplo, Bombus Occidentalis, abejorro de Franklin y Bombus caliginousus se clasifican como vulnerables o críticos.

¿Cómo sería un mundo sin abejas?

La polinización es esencial para la supervivencia de los ecosistemas. Según las Naciones Unidas, casi el 90% de las plantas con flores dependen de él para reproducirse. Lo mismo pasa para el 75% de los cultivos alimentarios del mundo y el 35% de las tierras agrícolas del mundo. Sin abejas, cultivos como frutas, semillas y vegetales serían reemplazados por cultivos más básicos como arroz, maíz y papas. En particular, se verá afectada la producción de manzanas, fresas, tomates y almendras.

Bromea la responsable de la Fundación Amigos de las Abejas, Eva Miquel con “Nos hincharíamos a comer trigo porque se reproduce por el aire”, Pero esta dependencia no solo afectará a la alimentación de los humanos, sino también a la alimentación de otros seres. Las frutas y semillas son la dieta exclusiva de muchas especies y, a su vez, son consumidas por otras. Como resultado, la cadena alimentaria estará desequilibrada.

Dado que el rendimiento y la calidad de los cultivos dependen de la polinización, la desaparición de las abejas también puede tener un impacto importante en el precio de los alimentos cotidianos, que se convertiría en un lujo, y en la economía, que perdería unos 265.000 millones de euros al año. En España, por ejemplo, las abejas generan más de 2.400 millones de euros, cifra que también se vería comprometida si se redujera la cosecha, según el informe Alimentos bajo una gran amenaza.

Además, el paisaje cambiará radicalmente: el mundo será más monótono y gris. Las colmenas tienen tal poder ambiental que se utilizan para regenerar bosques arrasados ​​por el fuego. afirma Eva Miquel. Un ecosistema arrasado por el fuego puede recuperarse el doble de rápido gracias a estos insectos. Como resultado, el cambio climático también empeorará. Las corrientes de agua se llevarán la microbiota de un suelo posiblemente desnudo y se degradará la calidad del aire.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Otras Relacionadas

Argentina: Gobierno de Milei asegura que no cerrará las universidades públicas

El portavoz del Gobierno de Argentina, Manuel Adorni,  aseguró este miércoles que en los planes del presidente Javier Milei no entra en...
- Advertisement -spot_img